cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

24/05/2012 - Colombia

Una calma que inquieta

Numerosas denuncias presentadas por las integrantes de ASMUBULI a organismos de DDHH, lograron detener las persecuciones a trabajadoras sexuales, sin embargo esto no significa que la problemática se haya resuelto.
JPEG - 147.6 KB
Trabajadoras sexuales sufren persecución

Luego del escándalo protagonizado por hombres de las fuerzas de seguridad del Presidente Obama, durante la Cumbre de las Américas, por negarse a pagar a trabajadoras sexuales, la policía colombiana inició una literal persecución a las 21 mujeres trabajadoras sexuales contratadas. Desde la organización de la RedTraSex referente en Colombia, se llevó a cabo un fuerte trabajo para visibilizar lo sucedido que dio sus resultados.

“Denunciamos ante las Oficinas de DDHH, Defensoría del Pueblo, la Cancillería Colombiana y el Ministerio de Protección la violación de derechos hacia nuestras compañeras de Cartagena que ejercen el trabajo sexual, en especial por las implicadas en el escándalo. Se las ha acusado de generar este escándalo, acusándolas de falsificar nombres, cuando nosotras siempre trabajamos con nombres de fantasía, o de generar escándalo en la vía pública, cuando ellas estaban trabajando y fueron ellas víctimas de esta explotación”, explicó Fidelia Suarez, presidenta de ASMUBULI.

En el escrito que las compañeras trabajadoras sexuales presentaron a los diferentes organismos se exige, entre otras cuestiones, que el gobierno Colombiano y de EEUU reconozcan la falta de los agentes de seguridad de ambos países; que se pronuncien para que a nivel mundial se sepa que las trabajadoras sexuales colombianas no son terroristas, guerrilleras, paramilitares, narcotraficantes o informantes y que luchan día a día por el sustento de sus ingresos porque son sostenes de hogar.

A nivel nacional, las trabajadoras piden el completo cumplimiento de la sentencia 629 de la Corte Constitucional Colombiana por la que se reconocen los derechos laborales de una trabajadora sexual, al establecer que, siempre que se presenten los elementos del contrato de trabajo, este oficio configura una relación susceptible de ser protegida por el derecho laboral.

Sin bien gracias a las denuncias realizadas en medios de comunicación y en los diversos organismos, el acoso por parte de la policía colombiana ha cesado, desde ASMUBULI aguardan una respuesta oficial. “Estamos a la espera de una respuesta del alcalde de Cartagena, donde nos asegure que no han quedado antecedentes penales de ningún tipo para las compañeras que fueron encarceladas y perseguidas por estos hechos, ya que se las ha acusado injustamente mientras ellas solo trabajaban” dijo contundente Suarez.

De esta manera la organización reclama que se deje de criminalizar el trabajo sexual, y se lo deje de llevar a la clandestinidad.

Nuevo frente de ataque

En medio de los reclamos y las exigencias a que se respeten los derechos de las mujeres colombianas, fueron detenidas nuevas trabajadoras sexuales el viernes 11 de mayo pasado en la localidad fronteriza con Ecuador de Tulcán.

Bajo el argumento de ser “destructoras de hogar, causantes de violencia y alcoholismo, detuvieron a cinco compañeras que trabajaban en un establecimiento. Dijeron que el lugar era ilegal, pero no se llevaron a los dueños, sino a nuestras compañeras a quienes tuvieron detenidas por tres días”, relató la presidenta de ASMUBULI.

Con estas denuncias, las compañeras colombianas enfrentan una nueva lucha en búsqueda de una respuesta de los gobernantes, responsables últimos de velar por el respeto de los derechos y la seguridad de todas y todos los ciudadanos.

Repercusiones en la prensa:

Fox News

La Prensa gráfica

El Tiempo

Emol

La Nación

Vanguardia

Cronica

Vanguardia

Tuteve

Mdzol

El País

Terra

People daily

Valledupar

Semana

El Periodico