cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

5/06/2017 - Secretaría Ejecutiva

Desde RedTraSex denunciamos detenciones arbitrarias a dirigentes en Panamá

Tras los hechos ocurridos el pasado 2 de junio donde dirigentes de la Organización MDDP (Mujeres con Dignidad y Derecho de Panamá) junto a otros/as activistas fueron detenidas arbitrariamente y violentados/as mientras realizaban una manifestación pacífica, desde RedTraSex exigimos que el gobierno de Panamá tome cartas en el asunto.

El 2 de junio, mientras las compañeras de MDDP realizaban una marcha en la vía pública en el marco de las acciones por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora Sexual, fueron detenidas arbitrariamente y violentadas por cuerpos élites de la policía y agentes antimotines.

La marcha que ya estaba anunciada previamente al Municipio de Panamá, la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre y la Dirección de Transito de la Policía Nacional se realizó con el objetivo de denunciar el abuso policial, y las continuas agresiones que venimos sufriendo las Mujeres Trabajadoras Sexuales a manos de agentes y oficiales de la Policía Nacional en Panamá.

Las dirigentes de MDDP Irina Ceballos y Gladys Murillo fueron presas junto a 13 personas más entre Mujeres Trabajadoras Sexuales y activistas de otras organizaciones a los que les imputaron falsamente cargos de alteración de orden público.

Desde RedTraSex hacemos responsable al Gobierno de Panamá por la integridad y seguridad de nuestras compañeras y estamos elaborando un informe que dé cuenta de esta y anteriores situaciones que viven en ese país las mujeres que ejercen el Trabajo Sexual y así denunciar estos casos ante la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos).

Dado que en los próximos días se celebra la 47 Asamblea de la OEA en Cancún, solicitaremos entrevistas con funcionarios para que puedan escuchar en primera persona el testimonio de Gladys Murillo que fue una de las dirigentes detenidas.

Hechos como los ocurridos el 2 de junio en Panamá no hacen parte de casos aislados en el país y en la Región, sino que son parte de la violencia institucional sistemática que sufrimos cotidianamente las Mujeres Trabajadoras Sexuales.