cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

9/05/2016 - El Salvador

Angélica Quintanilla, gran activista con gran legado.

Hoy, nos solidarizamos por la muerte de nuestra compañera Angélica Quintanilla, conocida como Karla, que fue víctima por la lucha de los derechos humanos de las trabajadoras sexuales. ¡Repudiamos este acto y exigimos al gobierno de El Salvador verdad y justicia!

En la noche del viernes 6 de mayo después de su jornada de trabajo, Angélica Quintanilla, conocida como Karla, se dirigió a tomar el bus en la Avenida Independencia en San Salvador, cuando desde un desde un vehículo, le propiciaron nueve herida de bala en el cuerpo el cual quedó tendido sobre la acera pero aún con vida. Después que el vehículo se marchara, llegaron los cuerpos de Salvamento para ayudarla. Falleció en camino al Hospital Nacional Rosales por varios impactos de bala en el Tórax.

Angélica era presidenta y directora de la Asociación Liquidambar y trabajaba junto a la Organización Orquídeas del Mar para articular el poder denunciar la violación de los derechos humanos que vivimos las mujeres trabajadoras sexuales, como ser las violaciones y maltratos a las que somos sometidas por parte de las dueñas y dueños de locales quienes tenían vínculos con pandillas, grupos de crimen organizados y trata de personas.

Repudiamos este acto de femicidio y exigimos las autoridades de El Salvador verdad y justicia hacia estos crimines las cuales son justificadas por nuestras actividades laborales. ¡Basta de crimines impunes hacia las mujeres trabajadoras sexuales! Estos actos muestran que la regulación al trabajo sexual es imprescindible cada día, el reconocimiento de nuestro trabajo y protección de nuestros derechos humanos es vital para parar la estigmatización, discriminación y violencia.

RedTraSex Latinoamérica lamenta la muerte de la compañera y nos solidarizamos con familiares y amigos de Angélica, al igual con nuestras compañeras latinoamericanas. El legado de Angélica quedara siempre con nosotras y su lucha no será en vano.

Querida Karla, presente hoy y siempre.