cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

9/11/2015 - Chile

Margen dio a conocer su postura sobre trabajo sexual en mesa redonda de Municipalidad de Santiago

La Municipalidad de Santiago realizó una mesa redonda sobre trabajo sexual. Representantes de Fundación Margen remarcaron la necesidad de una ley que regularice el ejercicio de ese trabajo.


Encabezada por la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, se desarrolló la mesa redonda convocada por el Municipio para debatir la situación y propuestas frente al tema del trabajo sexual en la comuna.

La edil expuso una síntesis de los diversos puntos de vista que a su juicio existen sobre la problemática. En ella incluyó la perspectiva de quienes lo enfocamos desde los intereses de las trabajadoras sexuales, recogiendo nuestra mirada y propuestas.

Todos los asistentes coincidieron en reconocer que el trabajo sexual es una realidad compleja, histórica y social, que no es delito en Chile y que es necesario regularlo, desde una mirada íntegra de derechos y deberes.

Glen Odger, abogado y representante de Margen en esta instancia, puso énfasis en las acciones llevadas adelante por la Fundación en el ámbito de la salud, en el rol que debería cumplir el Estado en la regulación del trabajo sexual y en la promulgación de una ley que consagre derechos y deberes laborales desde un enfoque de Derechos Humanos.

"Las medidas represivas no solucionan sino agravan las externalidades negativas, reiterando que tales no constituyen el trabajo sexual, sino que se vinculan a éste justamente por la marginación, no reconocimiento de derechos y discriminación legal, social y cultural", señaló.

Respecto a la propuesta de un eventual «barrio rojo», Herminda González, presidenta de Fundación Margen, señaló que "lo primero a tener claro que tal medida no implicaría una desaparición de las otras modalidades de trabajo sexual, incluido el ejercido en la vía pública en algún grado y que no es la solución a los problemas de las trabajadoras sexuales, sino el previamente expresado camino del reconocimiento de los derechos humanos y especialmente los derechos laborales".

Agregó que Margen apoya la propuesta de las compañeras trans en cuanto a establecer una "zona de resguardo" o "barrio Rojo" entendiendo que su situación tiene particularidades que difieren de la realidad de las trabajadoras sexuales. Pero que lo central es que tal zona debe corresponder a un verdadero barrio rojo y no a un "ghetto", "vertedero humano", como lo que en verdad se ha insinuado en las propuestas vertidas por la prensa en el último tiempo. "Lo que rechazamos terminantemente como un manera hipócrita de llevar adelante una política de exclusión y marginación aún mayor que la actual", dijo.

Como conclusión se señaló que es necesario abordar el tema intersectorialmente, desde lo local, metropolitano y también legislativo nacional. La alcaldesa se comprometió a entregar en 15 días un documento sintético de lo expuesto, agregando propuestas de la Municipalidad para que los presentes puedan discutirlas y aportar.

Entre los panelistas asistieron representantes de diversas instituciones, entre los cuales estaba Claudio Orrego ,Intendente de la RM; Giorgio Jackson, diputado; los concejales Alfredo Morgado y Felipe Alessandri; representantes de Carabineros, PDI, Subsecretaria de Prevención del Delito; Andrés Montes, fiscal regional, representantes de organismos municipales y por Fundación Margen, Glen Odgers, asesor legal. Margen fue la única organización que representó a la sociedad civil y a las trabajadoras sexuales.