cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

5/11/2015 - Colombia

ASMUBULI visita hospitales y secretarías de Salud municipales para defender los derechos de las trabajadoras sexuales

Integrantes de ASMUBULI realiza reuniones en los centros y secretarías de Salud donde las mujeres trabajadoras sexuales han manifestado reiteradas anomalías en la exigencia de exámenes.


Durante el último trimestre, integrantes de la Asociación de Mujeres Buscando Libertad (ASMUBULI) realiza reuniones en centros y secretarías de Salud de las alcaldías de los Departamentos de Cundinamarca y Boyacá, a raíz de que las mujeres trabajadoras sexuales han manifestado reiteradas anomalías en la exigencia de exámenes como pruebas de VIH, hepatitis y serología, entre otras. Esta situación afecta el ejercicio del trabajo sexual en todas sus formas ya que adicionalmente les exigen cargar el código policial , situación que implica una vulneración a los derechos como trabajadoras sexuales.

Ante esta situación, ASMUBULI ha enviado a alcaldías, departamentos y en especial a secretarías de Salud Municipal y al Ministerio de Salud derechos de petición que den respuesta ante las medidas sanitarias que se exigen y que no son obligatorias.

Gracias a las gestiones, y luego de la visita de la coordinadora nacional de la organización, Fidelia Suárez, el Municipio de Duitama en el Departamento de Boyacá, entregó a cada uno de los establecimientos donde se ejerce el trabajo sexual y a la policía una Circular de septiembre de 2015, a través de la cual se les recomienda a los establecimientos no exigir a las trabajadoras sexuales este tipo de exámenes ni carnet.

Por su parte, el Municipio de Fusagasugá respondió al derecho de petición aclarando que allí se exigen exámenes con una validez de tres meses para verificar el estado de salud sexual de las trabajadoras.

Al respecto ha dicho Fidelia Suárez: “No somos el foco infeccioso, no nos pueden exigir estos exámenes. Estas arbitrariedades van en contra de nuestra integridad personal y nos competen los derechos constitucionales como a cualquier otro ciudadano en el país. Tampoco tenemos por qué sacar de nuestros bolsillos dinero para hacernos exámenes. Ahora somos mujeres empoderadas y ya sabemos cuáles son nuestros derechos”.