cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

19/08/2015 - Argentina

AMMAR pide que el trabajo sexual autónomo sea incluido en los debates de presidenciables

Las trabajadoras sexuales nucleadas en AMMAR apoyan la iniciativa “Argentina Debate” y los diversos debates de candidatos que se prometen realizar en programas de TV y piden que los presidenciables demuestren su postura en relación al trabajo sexual autónomo y su regulación.


La Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR) apoya la iniciativa “Argentina Debate” y los diversos debates entre candidatos en programas de TV y piden que los organizadores y moderadores incluyan entre las temáticas al trabajo sexual autónomo para que los presidenciables demuestren su postura en relación a este tema y la necesidad de una regulación por parte del Estado.

“En la Argentina hay más de 80.000 trabajadoras sexuales autónomas, un número importante de votantes que quiere evaluar su voto para el 25 de octubre (día de las elecciones nacionales) en relación a la postura de los candidatos sobre el Trabajo Sexual”, sostiene Georgina Orellano, secretaria General de AMMAR, quien agrega: “Les pedimos a los organizadores que dentro de las temáticas a tratar se incluya en el debate la postura y propuestas de los candidatos en relación al trabajo sexual”.

Antes de las elecciones primarias, AMMAR envió una encuesta a los candidatos a la presidencia argentina para indagar su opinión y conocer sus propuestas en relación al trabajo sexual autónomo en el país. Dentro de los candidatos que superaron las Primarias, solo se recibióla respuesta de Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), el resto de los candidatos no respondió.

En Argentina el Trabajo Sexual no es ilegal pero tampoco está regulado. Se encuentra en un limbo normativo que incide en la vulneración de derechos hacia las Trabajadoras Sexuales. En este marco, la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina reclama por una regulación que garantice los derechos civiles y humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual, defendiendo las libertades individuales y el derecho al trabajo. Además, pide una ley que regule el Trabajo Sexual Autónomo y que se instale el trabajo sexual como tema central del debate desde todos los ámbitos.