cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

23/06/2015 - Argentina

"No vamos a permitir que se sigan cerrando nuestros puestos de trabajo"

“Subite a mis tacos” fue el lema con el que las integrantes de AMMAR se manifestaron frente al Ministerio de Justicia.


La Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR CTA) junto a las trabajadoras sexuales de Recoleta se manifestaron frente al Ministerio de Justicia para reclamar contra el cierre de sus puestos de trabajo, la violencia institucional y la vulneración de sus derechos. Además, pidieron audiencia al ministro de Justicia, Julio Alak, a quien le entregaron una carta y fueron recibidas por Ana Obelin, directora de Asuntos Jurídicos y responsable del Área de Violencia Institucional y del Programa Nacional Anti-Impunidad.

Mediante una simulación del ejercicio de su actividad y el uso de máscaras, las trabajadoras sexuales se manifestaron frente al Ministerio para denunciar la precarización laboral a la que están sometidas y las dificultades que tienen para trabajar actualmente, debido al cierre de sus fuentes de trabajo y a las redadas policiales que les impiden ejercer libremente su trabajo.

Sobre el reclamo, la secretaria General de AMMAR, Georgina Orellano, expresó: “Nuestra presencia frente al Ministerio de Justicia se debe -además de reclamar por los puestos de trabajo de más de 400 compañeras que han quedado sin empleo- a la necesidad de ser escuchadas y recibidas por autoridades como el ministro Alak, que pueden y tienen la posibilidad de cambiar la realidad de las trabajadoras sexuales, transformándolas en sujetos de derechos, y otorgándoles libertades y garantías como a cualquier miembro de la clase trabajadora”. Y concluyó: “No queremos ser más vistas como víctimas ni que se siga criminalizando y estigmatizando nuestra actividad. Necesitamos ser escuchadas y contar con el apoyo de una legislación clara que nos ampare y proteja”.

En la acción estuvieron presentes trabajadoras sexuales de Recoleta que reclamaron, entre otras cosas, la regulación del trabajo sexual autónomo, el derecho a la toma de decisiones autónomas y estar en igualdad de condiciones con la clase trabajadora; promover la incorporación de los/las trabajadores/as sexuales a los sistemas previsionales y asistenciales y, garantizar el acceso a la educación, a la salud integral y el ejercicio libre del trabajo sexual y la organización sindical.