cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

9/02/2015 - Secretaría Ejecutiva

Las trabajadoras sexuales, en consulta internacional para disminuir el VIH

La RedTraSex fue invitada a participar de la reunión que se realizará en Ginebra en el marco de la iniciativa “90-90-90”, de ONUSIDA. Para luchar contra el VIH necesitamos que nos reconozcan más derechos y disminuyan la violencia hacia nosotras. La presencia de la secretaria Ejecutiva, Elena Reynaga, contribuirá a las estrategias para evitar nuevas infecciones, garantizar un acceso equitativo a los test para detectar el VIH y a los tratamientos para reducirlo.


Para aportar la voz y el conocimiento de las trabajadoras sexuales en la lucha para eliminar la infección por VIH, la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales de Latinoamérica y el Caribe (RedTraSex) participará en Ginebra de la consulta a poblaciones clave en el marco de la iniciativa 90-90-90. La presencia de la secretaria Ejecutiva, Elena Reynaga, contribuirá a las estrategias para evitar nuevas infecciones, garantizar un acceso equitativo a los test para detectar el VIH y a los tratamientos para reducirlo.

La iniciativa 90-90-90, planteada por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), consiste en que para el año 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozca que tiene el virus, que el 90% de las personas diagnosticadas con infección por el VIH reciba tratamiento antirretroviral y que el 90% de las personas que reciben tratamiento antirretroviral logre un nivel de virus mínimo, indetectable. Según ONUSIDA, los modelos indican que alcanzar este ambicioso objetivo permitirá al mundo acabar con la epidemia de sida para 2030, y esto generará grandes beneficios sanitarios y económicos.

“Las trabajadoras sexuales creemos que la mejor forma de detener la transmisión del virus es tener una perspectiva de salud integral (física y psíquica) y consolidar el empoderamiento de las compañeras para que la prevención no sólo sea repartir condones en una campaña sino también reconocernos como sujetas de derecho y exigir respeto y reconocimiento”, dice Elena Reynaga, secretaria Ejecutiva de la RedTraSex.

La participación de las trabajadoras sexuales es fundamental para obtener una respuesta de éxito frente a la epidemia. Actualmente, la prevalencia del VIH en trabajadoras sexuales en la Región varía entre 0,6 y 5 %. Si los países regulan trabajo sexual y generan condiciones dignas para su ejercicio, la vulnerabilidad hacia el VIH entre nosotras disminuirá.

La consulta en Ginebra –que tendrá lugar los días 10 y 11 de febrero- apunta a disminuir la brecha en el acceso a la prevención. Participarán del encuentro representantes de la sociedad civil, de los estados, agencias multilaterales, donantes y académicos. La reunión ha sido convocada por ONUSIDA junto a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el estado de Luxemburgo.

La falta de regulación, junto con el estigma social, convierte a las trabajadoras sexuales en personas más vulnerables. Para luchar contra el VIH necesitamos que nos reconozcan más derechos y disminuyan la violencia hacia nosotras. “No somos el problema, somos parte de la solución”.

Elena Reynaga
Secretaria Ejecutiva
RedTraSex