cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

3/09/2014 - Guatemala

Mujer, madre, estudiante y trabajadora sexual

Boletín Político N° 1. Las y los invitamos a leer nuestros Boletines Políticos, en los cuales expresaremos nuestras opiniones sobre diferentes temáticas que nos influyen, afectan e interpelan como mujeres trabajadoras sexuales.

Dentro de una sociedad como la guatemalteca, las trabajadoras sexuales estamos expuestas a diversos factores que nos vuelven más vulneradas. Desde la falta de leyes que amparen nuestro trabajo, ejerciéndolo con plena autonomía sobre nuestro cuerpo, hasta el abuso de autoridades exigiendo o dinero o trabajos a cambio de dejarnos trabajar, pasando por el estigma y la discriminación social con los que se nos acusa y critica, las mujeres trabajadoras sexuales — que elegimos abiertamente esta profesión— enfrentamos situaciones que violentan nuestros derechos humanos.
Lastimosamente ejercemos nuestro trabajo dentro de una sociedad con grandes contradicciones morales, mayoritariamente machista e hipócrita, como muchas otras en Latinoamérica. En este contexto, declararnos púbicamente como trabajadora sexual trae consigo una serie de estigmas además de la condena, exclusión e invisibilidad en las que trabajamos.
Son muchos los casos en los que la vulneración de nuestros derechos laborales, sociales y políticos es evidente, enmarcada por represión policial, extorsiones y escasa o deficiente atención integral en los centros de salud.
Desde hace ya varios años en Guatemala hemos buscado no sólo el reconocimiento legal, social y público del trabajo sexual, sino que hemos demostrado, por medio de la experiencias de compañeras de distintos países, que es posible hacer cambios duraderos desde el espectro político en pro de mejorar nuestras condiciones de vida y de trabajo.
Sabiendo esto y conociendo nuestros derechos decidimos desde nuestra Organización Mujeres En Superación (OMES) alzar la voz y buscar mecanismos de empoderamiento e inclusión política para que nuestros reclamos sean escuchados.
Comenzamos con la elaboración de una mesa Técnica, mediante la cual, con la participación de bancadas del congreso, partidos políticos y nuestras compañeras, buscamos tocar temas de fondo y encontrar soluciones; propusimos también una iniciativa de Ley que legalice el Trabajo Sexual en Guatemala.
La creación de esta ley, que instauraría al Trabajo Sexual como una actividad económica más en nuestro país, es por sí misma controversial y revolucionaria dado que temas como este no se toman como prioridad dentro de la agenda política guatemalteca y son analizados desde preconceptos y moralidad religiosa.
El principal objetivo de esta Ley es disminuir el estigma y la discriminación que son asociados a nuestro trabajo, así como luchar contra la violencia institucional y policial de la que muchas somos víctimas sufriendo abusos por carecer de condiciones de amparo necesarias.
Es de gran alegría poder compartir esto con ustedes, pues un avance en el mejoramiento de condiciones de trabajo nos beneficia a todas nosotras y crea mecanismos que motivan a muchos más compañeras de diversos países a luchar y seguir alzando nuestra voz, como trabajadoras sexuales, mujeres y amigas.