cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

3/09/2014 - Costa Rica

La religión en la política y los postergados derechos de las mujeres

Boletín Político N° 1. Las y los invitamos a leer nuestros Boletines Políticos, en los cuales expresaremos nuestras opiniones sobre diferentes temáticas que nos influyen, afectan e interpelan como mujeres trabajadoras sexuales.

Costa Rica es uno de los pocos países en el mundo que continúa declarando el Estado como un Estado Confesional, en nuestro caso católico. Esto significa que la religión tiene un peso importante en los asuntos políticos del país. Desde hace ya varios años, sectores de la población venimos dando la lucha para que se dé una separación entre la política y la religión. Derechos sexuales y reproductivos, educación sexual, anticoncepción de emergencia, fertilización in vitro, entre otros temas, han sido altamente obstaculizados y se le han puesto trabas debido al papel protagónico y político que posee la iglesia.
En las últimas elecciones, la Asamblea Legislativa quedó compuesta por varios partidos que representan también los intereses de diferentes iglesias. De esta forma, se han dificultado también proyectos de ley que benefician a poblaciones altamente discriminadas y marginalizadas de nuestra sociedad.
Como bien sabemos, el hecho de que la religión se interponga en las decisiones políticas nos afecta como mujeres trabajadoras sexuales que exigimos el reconocimiento de nuestro trabajo. Varios de los discursos que criminalizan o nos culpabilizan por lo que hacemos provienen de altos jerarcas de la Iglesia, son discursos que salen desde el púlpito y contribuyen a que la sociedad nos vea con malos ojos.
Por este motivo, consideramos que es fundamental que Costa Rica avance hacia un Estado laico, dónde la religión quede radicalmente separada de las decisiones políticas. Así, los derechos humanos serán discutidos fuera del ámbito moral que se ha venido imponiendo, y con esto la inclusión y el respeto por nuestro trabajo tendría un camino menos empedrado.