cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

14/01/2014 - Secretaría Ejecutiva

Las trabajadoras sexuales de Bolivia discuten su futuro

Ante el debate por la regulación del trabajo sexual en Bolivia, Redtrasex saluda la iniciativa y solicita la plena participación de las trabajadoras sexuales en la toma de decisiones.

En el mes de febrero próximo asistiremos al debate que se empezará a dar en la Asamblea del Estado plurinacional de Bolivia para regular el ejercicio del trabajo sexual. Desde la Red de mujeres trabajadoras sexuales de Latinoamérica y El Caribe (RedTraSex) queremos en primer término felicitar a quienes han tenido en cuenta nuestra problemática y dar comienzo a un debate sobre la necesidad de la regulación del trabajo sexual. Sólo de este modo lograremos dar batalla a las injusticias y marginación a la que somos sometidas la mujeres que ejercemos el trabajo sexual.

Ahora creemos que las buenas intenciones deben convertirse en acciones y actitudes que tengan en cuenta nuestras voces. Sabemos que esta futura ley que se está por votar podría convertirse en una salida que se nos asegure el respeto a nuestros derechos, pero somos conscientes de que –sin la plena participación de las trabajadoras sexuales en la toma de decisiones - puede convertirse en la reglamentación de nuestra explotación y avale la discriminación y estigma que socialmente sufrimos.

Como integrantes de la Redtrasex, nuestras compañeras de ONAEM trabajan en generar los mecanismos de incidencia política para llegar a los tomadores de decisión y mejorar las condiciones de vida de las trabajadoras sexuales en Bolivia. Pero la discusión sobre regulación del trabajo sexual ha traspasado las fronteras y en distintos países de la región se está trabajando en iniciativas donde las trabajadoras sexuales que integramos la Red somos parte. Estamos allí para poder asegurar que estas normas no vayan en contra de los intereses de la población a la que pertenecemos y representamos. Tenemos estudios e investigaciones que avalan nuestra vivencia diaria y demuestran cuáles deben ser los puntos que no pueden dejarse de lado al momento de legislar la regulación del trabajo sexual . Queremos leyes que actúen en favor de ampliar derechos y no de regular la explotación que sufrimos actualmente.

En este anteproyecto de ley vemos algunos puntos que pueden provocar efectos no deseados como aumentar la discriminación que sufren las personas que viven con VIH-SIDA ya que se habla de la prohibición de poder trabajar a quienes conviven con el virus del VIH. Son varias las recomendaciones e investigaciones que han demostrado que la forma de no poner en riesgo a terceros al mantener contactos sexuales seguros y las trabajadoras sexuales somos conscientes de ello.

También vemos que se tipifican los establecimientos donde se podría realizar el trabajo sexual y creemos que es mezclar normas de protección con normas de urbanismo. Eso confunde derechos de las personas con habilitaciones de locales, definiciones penales etc.
Estas normas no debieran querer tipificar delitos que ya están en los códigos penales o avanzar en cuestiones de planeamiento urbano o convivencia urbana, sino que deben establecer y definir quiénes son trabajadoras sexuales, y cómo el Estado asegurará la igualdad de acceso a derechos – así como sucede con el resto de los trabajadores- mediante la creación de una comisión multisectorial donde estén las trabajadoras sexuales y gobierno para poder generar herramientas que den cabal cumplimiento a la norma de protección.

Insistimos que no es cuestión de sólo tener buenas intenciones, sino de poder convocarnos y respetar los tiempos que sean necesarios para que ésta sea una norma en favor de los derechos de las trabajadoras y no una forma encubierta de legalizar la explotación a la que somos expuestas en la actualidad o imponer visiones moralistas.
Las trabajadoras sexuales de la región esperamos que los gobiernos que han dado muestra de haber cambiado el rumbo de nuestro continente también nos incluyan a las mujeres trabajadoras sexuales, que también nos sientan parte de ese sueño que es la patria grande latinoamericana.

Elena Reynaga
Secretaria Ejecutiva Redtrasex