cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

2/10/2013 - Secretaría Ejecutiva

El debate sobre la regulación del trabajo sexual se hace eco de un lado y del otro del mundo

Mientras la ONU avanza en las políticas de regulación del trabajo sexual y la protección de las trabajadoras respecto al VIH/SIDA, organizaciones feministas de EEUU critican la propuesta. Coincidencias con el panorama en la región latinoamericana donde también se enfrentan las voces de las trabajadoras sexuales y las del abolicionismo.

La organización Equality Now (que reúne a sobrevivientes de trata y que actúa desde New York) criticó duramente los informes emitidos por las Naciones Unidas que promueven la regulación del trabajo sexual como una política de reconocimiento de nuestros derechos y como una forma de protección para nosotras respecto al VIH/SIDA.

Los documentos de Naciones Unidas -publicados ambos a finales de 2012- a los que se hace referencia son el Informe de la Comisión Global sobre VIH y Legislación: El VIH y la ley: Riesgos, derechos y salud, publicado por UNDP, y el informe de UNDP, UNFPA y ONUSIDA: Trabajo sexual y legislación en Asia-Pacífico. Tal como se describió en el comunicado de NSWP (Red Global de Proyectos de Trabajo Sexual), en ambos trabajos se reconocen la "variedad y amplitud de contextos en que el que estigmatiza a las trabajadoras sexuales y la discriminación contra ellas. Los informes recomiendan que los entramados legales tengan cuidado de evitar aumentar la marginación y aislamiento de las trabajadoras sexuales y sus clientes. Estas recomendaciones recuperan los reclamos de organizaciones de mujeres trabajadoras sexuales de todo el mundo a favor del reconocimiento del trabajo sexual como una actividad legímita igual que cualquier actividad laboral".

Por otro lado, "ambos informes reconocen que la epidemia de VIH no es sólo una de los mayores retos mundiales de salud pública sino que también es una crisis de legislación, derechos humanos e injusticia social. Como tal, el reconocimiento de los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y el llamamiento a la despenalización del trabajo sexual es una recomendación hecha por estos informes en reconocimiento del hecho de que leyes punitivas, políticas discriminatorias y negación del acceso a la justicia por parte de las personas en mayor riesgo de adquirir el VIH, están alimentando la epidemia". Lo cual garantiza que la mejor forma de prevención y cuidado que las trabajadoras sexuales podemos tener es el reconocimiento efectivo de nuestros derechos.

Es paradójico que las mismas organizaciones anti-trata que dicen luchar por los derechos de las mujeres, sean las mismas que repudian los avances en políticas públicas que puedan garantizar el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres que ejercen el trabajo sexual. Equiality Now pidió que la ONU revisara los informes mencionados alegando que "quienes ejercen la prostitución necesitan ser reconocidas como víctimas del tráfico. No creemos que nadie lo elija”. Estos comentarios deslegitimizan todo el trabajo de sensibilización, incidencia política y fortalecimiento que las organizaciones de trabajadoras sexuales venimos realizando desde hace muchos años e pos de nuestros derechos.

En este sentido, los paralelismos entre estas declaraciones y el abolicionismo en nuestra región son evidentes. Aquí y allá se confunde el trabajo sexual con la trata/explotación sexual, como si fueran la misma situación. Estos colectivos que dicen hablar en nombre de los derechos de las mujeres explotadas y representar sus intereses, dan rienda suelta a argumentos abolicionistas y hasta prohibicionistas acerca del trabajo sexual que no hacen más seguir invisibilizando nuestras elecciones y nuestra forma de vivir. Es tiempo de que se empiece a comprender que el trabajo sexual no es trata, sino que es una actividad que realizamos mujeres mayores de edad que -por consentimiento propio- decidimos sobre nuestro cuerpo y nuestros medios de vida.

Somos nosotras las que nos reivindicamos trabajadoras, las que queremos decir que no somos víctimas, que no estamos esclavizadas, que somos libres y que realizamos el trabajo sexual por decisión propia. Tal como demuestran los informes de Naciones Unidas, hablar de trabajo sexual implica pensar en la regulación y la lucha de los derechos como una forma de mejorar nuestra calidad de vida, en materia de trabajo, salud y justicia. Por ejemplo, somos nosotras quienes más podemos aportar a la discusión sobre la prevención al VIH sobre desde nuestra experiencia porque esta epidemia atraviesa nuestras vidas como trabajadoras sexuales e lo cotidiano. En ese sentido, reconocemos los informes de la ONU no sólo por sus valiosas conclusiones sino porque integraron las voces de las trabajadoras sexuales como expertas referentes en materia de prevención del VIH.

Aquí y allá, las trabajadoras sexuales nos estamos organizando para hacer escuchar nuestras voces y lograr las reglamentaciones que legislen nuestra actividad. Estamos luchando por erradicar el estigma y la discriminación que pesa sobre nosotras. Nuestra misión -desde América Latina y el Caribe - es seguir trabajando para que se reconozcan nuestros derechos. ¡Hacia allí avanzamos!

Fuentes

Informe de la Comisión Global sobre VIH y Legislación: El VIH y la ley: Riesgos, derechos y salud. Recomendamos leer página 42 sobre trabajadoras del sexo:

http://www.undp.org/content/dam/undp/library/HIV-AIDS/Governance%20of%20HIV%20Responses/Commissions%20report%20final-SP.pdf

Informe de UNDP, UNFPA y ONUSIDA: Trabajo sexual y legislación en Asia-Pacífico:

http://www.undp.org/content/undp/en/home/librarypage/hiv-aids/sex-work-and-the-law-in-asia-and-the-pacific/

Nota publicada en IPS Agencia de Noticias: http://www.ipsnoticias.net/2013/09/sobrevivientes-del-trafico-sexual-cuestionan-a-la-onu/

Comunicado de NSWP en respuesta al ataque de Equality Now contra la recomendación de la ONU que llama a despenalizar el trabajo sexual:

http://www.nswp.org/news-story/nswp-statement-response-equality-now-attack-un-recommendation-calling-decriminalisation-s