cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

6/08/2013 - Secretaría Ejecutiva

Otro acto de violencia contra las trabajadoras sexuales

Detención arbitraria de trabajadoras sexuales en Panamá

Nuevamente las trabajadoras sexuales nos hemos visto envueltas en un acto de violencia por ejercer nuestro trabajo. El pasado 23 de julio en la ciudad de Panamá, un grupo de trabajadoras sexuales fueron violentadas y apresadas por las fuerzas policiales. Luego fueron trasladadas a un centro de salud donde querían realizarles las pruebas de VIH de forma compulsiva y sin el consentimiento de las compañeras. Este operativo estuvo encargado por el Ministerio de salud, Policía Nacional de Panamá y el juez de faltas de la ciudad según las autoridades presentes.

Todas las compañeras que se encontraban en ese lugar trabajando fueron detenidas y trasladadas al centro de salud a fin de realizarles las pruebas de VIH. Ante este atropello las compañeras de Mujeres con Dignidad y Derecho de Panamá pudieron hacer escuchar su voz ante las autoridades del centro de salud e impedir que se realizaran las pruebas médicas sin consentimiento de las trabajadoras sexuales.

Luego de tales atropellos contra nuestras compañeras, las fuerzas de seguridad las trasladaron al albergue de Migración donde fueron multadas por un juez de faltas de la ciudad por realizar el trabajo sexual en un edificio donde “viven familias decentes”. Este hecho demuestra otro abuso de poder por parte de los funcionarios públicos panameños, dado que en Panamá se han quitado las multas para trabajadoras sexuales desde el año 2008. Tras conversaciones con autoridades competentes, las trabajadoras lograron reducir el valor de las multas imputadas contra ellas. Por otro lado, los clientes que se encontraban con las compañeras también tuvieron que pagar una multa.

Desde Redtrasex denunciamos y repudiamos estos actos de intimidación y violencia cometidos contra las trabajadoras sexuales y consideramos que son demostraciones patentes de la vulneración a nuestros DD.HH que padecemos día a día en nuestra actividad y de la desprotección que tenemos respecto a los abusos de las fuerzas de seguridad. Reclamamos nuestros derechos a la seguridad y la integridad. Nosotras somos sujetas de derechos, merecemos de un trato digno y que se haga valer nuestra integridad como mujeres.

Elena Reynaga
Secretaria Ejecutiva