cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

19/07/2013 - Secretaría Ejecutiva

¡Solidaridad con las trabajadoras sexuales de EUROPA!

Adhesión a las protestas en repudio por las muertes de Jasmine y Dora.

Desde la Red de Trabajadoras Sexuales de América Latina y el Caribe (Redtrasex), adherimos a las manifestaciones que hoy viernes 19 se realizarán en distintos países por la muerte de las trabajadoras sexuales Jasmine y Dora.

La triste noticia del asesinato de Jasmine, trabajadora sexual de Suecia, cometido el pasado 11 de julio nos pone en alerta. Este crimen nos habla acerca de la vulnerabilidad de las mujeres trabajadoras sexuales cuando los Estados no abogan por nuestra protección y por la garantía de nuestros derechos, sino que todo lo contrario, nos empujan a mayor clandestinidad con leyes como la de penalización a los clientes. Por otro lado, resalta el estigma, la discriminación y la violencia que constantemente vivimos como trabajadoras sexuales.

En Suecia, la persecución al trabajo sexual se realiza a través de la penalización a los clientes y no reconocer nuestra actividad como tal. De este lado del mundo, el discurso de quienes dicen luchar en contra de la TRATA de personas, levanta como bandera este modelo que demuestra el grado de violencia que genera hacia nosotras dejándonos expuestas y vulnerabilizadas.

Desde hace más de 15 años, Redtrasex lucha por apoyar y fortalecer a las Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Sexuales en la defensa y promoción de sus Derechos Humanos. Nuestra Red está compuesta por organizaciones de 16 países y aspiramos a sumar muchas más: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Apoyamos, desde América Latina, a todo reclamo vinculado a la promoción de derechos para las trabajadoras sexuales y repudiamos todo acto de violencia física y simbólica que se imponga sobre nosotras en cualquier parte del mundo.
Dejarnos ser protagonistas de nuestras propias vidas disminuirá la violencia simbólica y física que sufrimos por parte de los estados y los grupos que dicen trabajar en contra de la trata.