cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

22/06/2013 - Argentina

En defensa de su fuente laboral

Trabajadoras sexuales de Neuquén, Argentina, exigieron por el fin de los allanamientos policiales a los locales donde trabajan, que se ejecutan con la excusa de combatir la trata de personas.

Las compañeras reivindicaron su derecho a ejercer el trabajo sexual libremente y sostuvieron que: “Son mujeres autónomas, mayores de edad que ejercen el trabajo sexual por consentimiento propio, sin trata, ni proxenetismo”.

"También repartimos folletos de AMMAR que explicaban por qué las trabajadoras sexuales necesitamos una ley que regule el trabajo sexual autónomo" contó Georgina Orellano, que viajó a Neuquén desde Buenos Aires en representación de AMMAR Nacional.

Acompañaron también la actividad las compañeras de la Colectiva la Revuelta Feminista, la Secretaria de Derechos Humanos de la CTA Priscila Ottón y las compañeras del colectivo Sin cautivas feministas.

La compañera Luciana, referente de Neuquén, sostuvo que: “En los locales que se allanaron no hay trata y una gran mayoría de las mujeres trabaja en forma autónoma. No nos escuchan a nosotras, que somos las supuestas víctimas. Queremos cambiar esto”. Conto también que durante la tarea policial y judicial fueron secuestrados computadoras, teléfonos y dinero y que no fueron devueltos. Y exigió terminar con esta violencia y atropello: “Nos están destruyendo nuestra única fuente laboral”, afirmó a la prensa local.

Por su parte, Georgina se mostró muy emocionada por la actividad que organizaron las compañeras y contó que ellas se habían acercado a AMMAR dos semanas atrás para contar las problemáticas que estaban teniendo en su ciudad. “Neuquén ya no va ser lo mismo, las compañeras se organizaron para que comiencen a escuchar sus voces, para que no se las invisibilice más”.

Por último, las compañeras neuquinas explicaron que quieren impulsar la formación de cooperativas de trabajadoras sexuales, algo que ya se está llevando a cabo en distintos puntos de país. Y que volverán a manifestarse públicamente si siguen adelante con los procedimientos policiales, avasallando los derechos laborales de muchas mujeres que ejercen el trabajo sexual.