cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

27/05/2013 - Bolivia

Heroínas en la sombra

El 27 de mayo es el día de la madre en Bolivia y la organización ONAEM, lo conmemora con un documento que invita a la reflexión.

Campaña de AMMAR: Las trabajadoras sexuales somos madres

En este día queremos recordar a las heroínas que trabajan a la sombra del estigma para sacar adelante a sus familias.

Según una encuesta realizada en colaboración con ONAEM, el 71% de las trabajadoras sexuales de Bolivia son madres.

Aunque podría pensarse que la figura de la madre es ajena a la trabajadora sexual, en realidad, muchas mujeres trabajadoras sexuales son también madres, en Bolivia y en muchos otros lugares del mundo. Entonces, la abnegación y el cariño maternos también son parte de la vida cotidiana de mujeres estigmatizadas injustamente que, pese a todo, igual trabajan también todos los días como madres y como amas de casa.

La Organización Nacional de Activistas por la Emancipación de la Mujer (ONAEM) colaboró en la realización de una serie de encuestas sobre la situación de las trabajadoras sexuales en las que se revela que 71% de las encuestadas es madre de familia. Por otro lado, el 29% que no tiene hijos tiene al menos una persona dependiente económicamente. Otro ejemplo sería Argentina: una encuesta de la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas en Acción por Nuestros Derechos (AMMAR) revela que 86% de las trabajadoras sexuales son madres.

En la celebración a la Madre Boliviana, en honor a las “Heroínas de la Coronilla” que resistieron y lucharon en la ciudad de Cochabamba en 1812 contra los españoles, ONAEM invita a las y los bolivianos a conmemorar también a las heroínas de la sombra, las madres trabajadoras sexuales, que igualmente luchan por mantener a sus familias. El estigma, la discriminación y la violencia son lamentablemente otra batalla de todos los días para las mujeres trabajadoras sexuales, que al ser madres optan en general por vivir en el silencio, para evitar que el peso del estigma recaiga sobre sus familias.

Desde aquí, queremos que nos reconozcan y así ir logrando mayor visibilidad para nuestros problemas y respeto de nuestros derechos como bolivianas, como mujeres... como madres.