cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

16/11/2017 - Testimonios

Violencia institucional con robo y sustracción de pertenencias

En requisas y allanamientos, las fuerzas de seguridad pueden secuestrar dinero u objetos de valor como parte del operativo, el cual podría convertirse en prueba para la causa judicial.
Si bien en esos casos, desde un punto de vista formal, la restitución puede reclamarse en juzgados y fiscalías, esto difícilmente sucede. Pues, el estigma que rodea el trabajo sexual favorece que desistamos de reclamar la restitución de nuestras pertenencias.

“Nos quitan el teléfono, nos quitan lo que andamos, nos quitan los bolsos y la plata, cuando nos lo entregan, nos entregan menos plata... Nos llevan a detención, antes no nos entregaban ni el bolso...”
(MTS, espacio público, Costa Rica)

“Llevan todo lo que encuentran, llevan nuestros preservativos, nuestros cuadernos, plata, todo lo que encuentran, nuestras cosas personales y nos dicen que van a llevar a la fiscalía, teléfono, sábanas, colchas. Para averiguación dicen, no sé para qué lo que van a llevar a la fiscalía, llevan todo lo que encuentran. Nos dicen que después nos van a devolver todo lo que encuentran pero ya no nos devuelven”
(MTS Espacio cerrado, Paraguay)

“Es un robo porque cuando a una la meten presa [la detienen], le quitan reloj, joyas, dinero, y ya no se lo devuelven. Con la cartera vacía sale una. Sólo le devuelven la ropa. ¿Y usted cómo comprueba que cuando la detuvieron llevaba algo? Si es la palabra de una, contra la de ellos”
(MTS, espacio público, El Salvador)