cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

29/11/2017 - Testimonies

Nueva traducción: Violencia institucional en las detenciones

Las detenciones ocurren muchas veces en forma imprevista, llegan intempestivamente, de sorpresa y muchas veces a través de engaños; en el caso de las MTS de espacios cerrados aparecen policías de civil encubiertos como clientes para poder ejecutar sus procedimientos, siendo esto una dinámica perversa que se repite continuamente y que está avalada por las autoridades estatales, sobre todo cuando se realizan detenciones.
En las mismas, las MTS sufrimos constantes amenazas y situaciones de violencia física, psicológica y sexual.

“Nos tratan mal, nos pegan (cuando están detenidas), algunas compañeras contaron que fueron abusadas, pero lo más común es que les maltraten verbalmente o que le empujen o peguen”
(MTS Espacio cerrado, Paraguay)

“Yo tengo falsos mis dos dientes de adelante por la mitad, porque estando en un calabozo, pidiendo a gritos que me sacaran. Estaban los policías tomando café, y llegó un policía con el garrote en la mano, más sin embargo yo no me lo espere, me preguntó: ¿quiere salir? y yo dije: “sí”; y cuando yo dije: “sí”, entre la reja me dio con el garrote. Cuando sentí fue el pico de mi diente…”
(MTS, espacio cerrado, Costa Rica)

“El procedimiento es la ley del castigo, allí lo ponen a barrer a uno y trapear las bartolinas, o nos ponen a que las mujeres policías nos golpeen, o nos echen agua con hielo en la cara, nos ponen unas cosas de hielo en la cara”
(MTS, Espacio abierto, Honduras)

“Después me metieron a hacer sentadillas y me dijeron que si iba a parir porque creían que llevaba droga adentro. “¿Ya pario? ¿Qué pario?” Creían que tenía una bolsa de marihuana o algo”
(MTS, Espacio abierto, Nicaragua)

“Me llevaron a mí a una comandancia y me sentaron sobre un servicio sanitario y me abrieron las piernas así y yo me sentí sumamente indignada porque les pregunto ¿eso es posible?. Yo nunca he visitado una cárcel, más sin embargo a mí me han dicho que en la cárcel no le ven tampoco la vagina. Es cierto que la revisan todas y todo pero que me hayan abierto a mí así… En la taza del servicio me sentó la señora y yo le dije: Okey, ya me quité el calzón y eso… andaba en minifalda, sin brasier… ¿dónde podía haberme escondido yo ese puro? Era la pura necedad de verme chinga… desnuda, de pasarme por la indignación verdad… de llevarme al calabozo…Eso me pasó hace un mes. Y me abrieron así la vagina. Entonces yo me pregunto… no, la verdad es que no. ¿Por qué tuve que permitirlos? Es que no es justo… no era justo para mí…”
(MTS, espacio cerrado, Costa Rica)

“A mí me detuvieron sin razón. Hasta me pusieron las esposas. Desde las 6:30 de la mañana hasta las 2:30 de la madrugada del otro día, aguantando sin agua, sin comida. Y esposada a un poste donde me ha pegado toda la luz del sol”
(MTS, espacio público, El Salvador)

“Cuando me dijeron que estaba detenida yo pegue un suspiro y dije bueno al menos son policías y no me van a violar, y del susto me salió sangre de narices, se llevaron al cliente y me llevaron a mi como una delincuente, me sacaron toda la ropa, me dejaron desnuda, me encerraron en un calabozo y me decían que firmara y yo simplemente temblaba de muchos nervios y más me asustaba porque seguía sangrando de narices.”
(MTS, Espacios cerrados, Chile)

“A todas las personas detenidas las discriminan, pero a una es más. Aunque le lleven comida, no se la dan. A una no le llevan comida. Yo sobreviví porque a una señora que le llevaban comida, le llevaban bastante, y ella compartía. De la comida de ella, comíamos todas. Porque la comida para nosotras, nunca llegó”
(MTS, espacio público, El Salvador)