2/01/2019 - Noticias de interés

Funcionario Público argentino denunciado por trata de menores.

Hace más de 20 años sostenemos que la clandestinidad a la que es sometido nuestro trabajo debido a la falta de regulación habilita la creación de redes de trata. Pero, aunque alcemos nuestra voz en toda la región, no es suficiente.

Hace unas semanas, Daniel Zisuela, concejal de la localidad de Florencio Varela y secretario general del gremio de gastronómicos en Quilmes, fue detenido en la provincia de Buenos AIres, Argentina, acusado de liderar una red de trata de menores de edad.

Una adolescente de 16 años realizó la denuncia que dio inicio a una investigación según la cual se conoció que Zisuela utilizaba su cargo legislativo para captar chicas menores y después las obligaba a mantener relaciones sexuales a cambio de dinero en hoteles de la zona sur de la provincia.

Ante este hecho aberrante, nos vemos obligadas una vez más a expresar que algunos funcionarios públicos, algunos agentes policiales y de justicia cumplen roles fundamentales en la gestación y protección de las redes de trata, tanto de menores como de mayores.

En este marco, insistimos: la regulación del trabajo sexual es fundamental para lograr un ambiente laboral seguro para quienes lo ejercemos, pero también para disminuir la vulnerabilidad y los riesgos. Porque con esta regulación del trabajo sexual, podremos denunciar y detectar situaciones irregulares y contar con el apoyo de la policía y la justicia.

Si el trabajo sexual no es regulado, las redes de trata seguirán encontrando espacios para existir.