Enviar la referencia de este documento por email

11/09/2018 - Campañas

El trabajo sexual es trabajo.

Las trabajadoras sexuales no accedemos a ningún derecho laboral.
El trabajo sexual es trabajo. Queremos derechos.

La falta de regulación del trabajo sexual niega el acceso a derechos laborales. Y No tener comprobante de ingresos impide que las trabajadoras sexuales puedan solicitar créditos y préstamos para acceder a viviendas.

¿Te imaginás vivir sin derechos?

El trabajo sexual es trabajo. Queremos derechos.